• JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero"
  • ¿QUÉ ES INFANCIA MISIONERA?


    Una obra del Papa que cuida de los niños más necesitados en las misiones
  • PRESENTACIÓN JORNADA INFANCIA MISIONERA 2018


    "Atrévete a ser misionero" Anastasio Gil presenta la Jornada
  • PALABRAS DEL PAPA A LOS NIÑOS


    "Seamos siempre misioneros"
  • ¿A QUIÉN AYUDA INFANCIA MISIONERA?


    Apoya proyectos en todo el mundo, de educación, salud, protección de vida y evangelización
  • DONATIVOS INFANCIA MISIONERA


    Tu donativo es vita para muchos niños ¡Colabora!
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños

11 de mayo de 2015

VISITAMOS LA CLAUSURA

 Hoy queremos compartir con todos vosotros la visita de la Delegación de Misiones a las comunidades religiosas de vida contemplativa como son Las Carmelitas de la Antigua Observancia de Aracena y el joven monasterio de Las Carmelitas Descalzas de Cumbres Mayores.
Pasamos la mañana visitando el privilegiado enclave, junto a la ermita de la patrona, del nuevo monasterio de las jóvenes discípulas de la orden del Carmelo que han decidido hace poco mas de un año instalarse en la serrana localidad de Cumbres Mayores.Estas once religiosas, 4 de las cuales aun son novicias, nos transmitieron su alegría y espontaneidad, y su gran devoción. Tras un rato de charla a través de la reja compartimos nuestras opiniones de fe y oración, y les dejamos una lista de nuestros misioneros , para que ellas rezaran por ellos y su labor en primera persona.
Pasado el mediodía y tras despedirnos de las jóvenes hermanas, pusimos rumbo a la bella localidad de Aracena para conocer el convento de la Carmelitas de la Antigua Observancia de esta localidad.
Aunque era un día de ajetreo y solo pudimos conocer a 5 de sus religiosas. La madre superiora nos impacto profundamente, su cara transmitía una tranquilidad y una convicción sus palabras que volvimos rebosantes de fe .
Tras una charla con ellas, contándonos sus quehaceres y obligaciones y sus trayectorias para llegar allí, nos invitaron a comer en su convento, y probar de postre esos maravillosos dulces de las monjas que ellas elaboran con tanto cariño.
Y con ese corazón renovado y pletórico de amor a Dios , y no sin antes  transmitirles nuestro agradecimiento por su invitación y por hacerse cargo de pedir por nuestros misioneros en sus oraciones, pusimos rumbo de vuelta a casa.