• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes

28 de julio de 2015

FORMANDO HOY A LOS HOMBRES DEL MAÑANA

Hoy quiero haceros llegar un proyecto para el que nos piden ayuda desde Lai, en la Republica de Chad, desde donde su Obispo, Miguel A. Sebastian nos hace llegar una carta detallada de las necesidades del seminario.
Os trascribo su carta y al final del blog teneis la forma de colaborar en dicho proyecto.

Queridos amigos:

Hace casi diez años que abrimos en nuestra diócesis un seminario menor para chicos de la ESO y de bachillerato, es decir seis años de estudios y formación antes de empezar los estudios en el seminario mayor o ir por otros caminos.

Los motivos que nos llevaron a abrir el seminario fueron de diverso orden: dar una buena formación intelectual, humana y cristiana a chicos abiertos a la idea de seguir la llamada del Señor. Por supuesto que sabemos que la mayoría de los chicos que entran en el seminario no llegarán a ser sacerdotes, pero al menos todos recibirán una buena educación que les servirá para en el futuro, sea como sacerdotes que como laicos, sirviendo a la Iglesia o a la sociedad.

Normalmente, los chicos pasan antes dos años en sus parroquias en donde ya empiezan una formación de base, sobretodo se les da la posibilidad de mejorar el nivel de estudios, pues en la mayoría de los pueblos las escuelas funcionan muy mal. También se les conoce antes de admitirlos en el seminario. De la misma manera se ve cómo reaccionan los padres, en particular en el aspecto económico, es decir si contribuyen como es obligatorio: dos sacos de cereal (200 kg) y 15.000 francos (23 euros). Si no cumplen en ese momento no cumplirán tampoco después.

En el seminario se pide a los padres que den los dos sacos de cereal más 25.000 francos para los tres primeros cursos, y 30.000 francos para los tres cursos siguientes. Lo que se pide a las familias es un mínimo, pues con lo que dan no se llega a cubrir todos los gastos, pero tampoco se les puede pedir más pues casi todos los alumnos son hijos de agricultores. La agricultura en el Chad es, prácticamente, una agricultura de subsistencia, todo depende de las lluvias que caigan durante la estación de lluvias (aquí hay solo dos estaciones, ésa y la estación seca). Si llueve bien pueden coger una cosecha que es suficiente para vivir (la media es de unos 800 kg/hectárea, y aquí se cultivan 2 ó 3 hectáreas de media, a causa de los medios de producción todavía muy rudimentarios), pero si no llueve bien entonces pasan situaciones muy difíciles, como la del año pasado a causa de las inundaciones; en ese momento tuvimos que hacer alguna excepción. Una boca más en casa no se nota, pero si esa boca se va con 200 kg eso ya es otra cosa.

Los gastos mayores son para la alimentación, para los sueldos de los profesores y para el carburante del grupo electrógeno que se utiliza por la noche (3 horas al día), pues en Laï no hay corriente eléctrica pública.

En este momento tenemos 97 chicos, de los cuales 32 en los tres últimos cursos. Hay tres formadores con ellos, dos sacerdotes y un seminarista mayor. La decena de profesores son, en su mayoría, profesores que enseñan en el instituto público y que vienen a dar clase utilizando sus horas libres. El equipo de formadores se hace cargo también de la parroquia (un barrio de la ciudad y una treintena de pueblos, el último a 45 km de la ciudad), pues no tenemos bastantes sacerdotes en nuestra diócesis.

He aquí en breve la presentación de nuestro seminario S. Dionisio, mártir de Uganda. Ojala los fieles de la Iglesia de Huelva pueden echarnos una mano.

                                                                              + Miguel A. Sebastián, obispo de Laï