• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes

1 de febrero de 2016

INTENCION DEL SANTO PADRE. FEBRERO 2016

Por la Evangelización ‐ Pueblos de Asia y fe cristiana. Para que aumente la oportunidad de diálogo y de encuentro entre la fe cristiana y los pueblos de Asia. 

La Iglesia Católica de Asia es la más pequeña del mundo, si bien la población de este continente es la más numerosa. Tan sólo el 2,9% de los asiáticos.
Anunciar el Evangelio a los pueblos asiáticos que tienen profundas tradiciones religiosas y costumbres sociales, no es sencillo.  Ellos tienen un concepto de divinidad que no les permite aceptar fácilmente el mensaje cristiano que predica al Hijo de Dios que se humilla tomando naturaleza humana, y muriendo en una cruz para redimir el mundo. 

ASIA: SU EVANGELIZACION RETO DEL TERCER MILENIO

"El primer milenio   vio la evangelización de Europa. El segundo, la de América y Africa. Y el tercero prepara   una abundante cosecha"(Juan Pablo II). El continente asiático es el mayor reto que tiene por delante la Iglesia. La evangelización de Asia no es precisamente una pera en dulce. Baste una mirada breve a las cifras - que en este continente son siempre de grandes dimensiones -,    para percibir la envergadura de la misión.
Asia significa, antes que nada muchísima gente. Asiática es más del 60%   de la humanidad, casi la mitad de ella tiene menos de 15 años y la inmensa mayoría vive en la extrema pobreza. Y Asia   significa, sobre todo,   variedad, pluralismo,   multiplicidad.
Disparidad física y geográfica, variedad de razas y grupos étnicos, diversidad de lenguas (solo en China hay más de 800), sistemas   políticos y estructuras sociales. Asia está compuesta no sólo de "varios países, sino, por decirlo así, de varios mundos".
Hay, pues, muchas Asias. Cada una de ellas tiene su propia y fuerte riqueza espiritual. Porque Asia también significa religión. En ella han nacido, además del cristianismo, las otras grandes religiones del mundo: hinduismo, judaísmo, islam... además de muchas otras tradiciones religiosas: taoísmo, confusionismo, sintoísmo e innumerables creencias y cosmovisiones indígenas.
 
Así, en Asia vive el 85% de todos los no cristianos del mundo, mientras que los católicos - alrededor de 100 millones -   son sólo el 2.9% de los 3.700 millones de asiáticos. Si tenemos en cuenta que más de la mitad de éstos están en Filipinas, los católicos suponen únicamente el 1%. En todos los países el cristianismo es una pequeñísima minoría. Estos números muestran a las claras la enorme tarea que tiene por delante la Iglesia .
¿Qué caminos abrir para la presencia de la Iglesia en el conjunto de culturas y pueblos de Asia?.